miércoles, 18 de marzo de 2009

UN CAMINO AL PURGATORIO DE JOHN FABER LASTRA: REPRESENTACIÓN DE LA REALIDAD POR MEDIO DE LA TRIVIALIZACION LITERARIA

Albert Camus nos mostró la indiferencia y el escepticismo del ser humano en su máxima expresión, a través de El Extranjero; García Márquez nos presentó la idiosincrasia latinoamericana por medio de un génesis bíblico, poéticamente hiperbólico, en Cien años de soledad; Kafka representó alegóricamente la alienación y decadencia del hombre producto de la era industrial.

Estas referencias de clásicos de la literatura universal sirven para demostrar que para producir textos artísticos de calidad y trascendencia- por más trivial que sea el tema o la condición que el escritor desee explorar- se requiere mucho más que el conocimiento de la gramática y el asunto que servirá como pretexto para aventurarse en el complejo proceso de la creación literaria.

El escritor se hace con el tiempo, producto de arduas horas de lectura, diálogos, tertulias, conferencias, lanzamiento de libros y, por supuesto, con el ejercicio constante y paciente de la labor escritural. No es cuestión de lanzar al mercado su “opera prima” para tratar de deslumbrar, desconociendo una tradición literaria que ha abordado infinidad de temas, desde diversas perspectivas y propuestas, que han configurado cánones locales, nacionales y mundiales.

De acuerdo con lo anterior, presento unos apuntes acerca de la novela corta de John Faber Lastra, Un camino al purgatorio (UCAP). De la extensión no depende la calidad de la obra, pues hay microcuentos que en el título o en una línea del contenido encierran toda una visión de mundo y exploran una o múltiples facetas del ser. Pero en el caso de UCAP, de entrada -primer índice desde Barthes- tanto la portada como el título de la novela se convierten en indicios más que dicientes del contenido y tono que va a tratar el texto.

Parece que desde este primer índice narrativo se tratara de realizar un llamado al pesar, a la compasión y prevención, sumado a la posición religiosa desde la cual el escritor presentará la narración; la imagen de una pordiosera postrada en una calle observando un grafiti que dice “Que la esperanza no muera”, puede confirmar lo anterior. Pero que el escritor deje notar adrede su ideología en la producción, no es motivo de censura; lo que llama la atención es que lo haga de manera directa, poco sutil y, en ocasiones, sin demostrar la reelaboración del mundo que pretende recrear y valorar a través del texto literario.

En momentos de la narración parece que el escritor quisiera actuar como redentor y especie de profeta que pretende prevenir mediante su obra, a la sociedad caótica que muestra. Lo anterior hace que el espacio narrativo no tome distancia del contexto cotidiano que todos conocemos por medio de la experiencia real y el filtro de los “medios masivos de desinformación”.

De otro lado, Lastra nos presenta la trama utilizando la segmentación en capítulos y alternando el desarrollo de la misma tras el empleo de testimonios, anécdotas de los personajes y cartas que aparecen en el material textual. Así desarrolla la vida del personaje central -Bárbara Sánchez- y el núcleo de familiares y amigos que poco o nada influyen para el desarrollo de la narración. Es más, en un pasaje se incluye a una cucaracha que perfectamente sobra y que genera la pérdida del interés en la historia y produce una jocosidad poco atractiva.

Al retomar el personaje central de la historia -Bárbara- podemos sintetizar el conflicto y argumento del texto de Lastra de la siguiente manera: un escritor encuentra en un cementerio, gracias al testimonio de una mujer, la materia prima para su novela; la mujer le relata la aciaga vida de su amiga Bárbara, quien luego de proyectar un brillante futuro, termina sumida en una penosa enfermedad.

Es así como la trama se configura por medio de pasajes retrospectivos narrados por dicha mujer y por los otros miembros de la familia del personaje nodal, los cuales, aparecen y desaparecen de la trama, con el peligro de generar confusión. De igual forma los personajes intercambian diálogos que se muestran forzados, dejando notar una mezcla de oralidad y erudición de escasa verosimilitud en un mismo episodio; en ocasiones la novela nos muestra el perfil de un personaje, que cambia sustancialmente de una a otra página.


"- Amiga, estoy en este momento, como lo expresó el poeta italiano Dante Alighieri: “Ahora que estoy en la mitad del camino, me doy cuenta que estoy perdido” (57). Este es un intento por mostrar cierta competencia lingüística y literaria en la emisión discursiva de lo personajes, sin tener en cuenta los nefastos alcances que esto puede traer para la configuración y propuesta del relato, así como para el efecto receptivo. Incluso, dicha erudición improvisada se torna jocosa y fuera de lugar para quien se acerca a la lectura del texto, resultando por ejemplo impresentable, que un personaje definido se exprese en la novela como lo hiciera un texto escolar: “(…), infame palabra peyorativa de cuatro silabas, seis consonantes, y cuatro vocales,…” (71): afirma Bárbara en uno de los pasajes en los que dialoga con su amiga.

La novela parece un manual de buenas costumbres: un texto que advierte directa y constantemente al lector acerca de los peligros de la sociedad, por medio de la anécdota central y los diversos focos temáticos que acompañan a la misma. Temas como los amigos, el vicio, el hurto, la fornicación, entre otros, son contrapuestos por el papel formativo de la familia, la escuela y la religión, y aparecen de manera constante alusiones directas e indirectas a Dios, Jesús y la virgen, como respuesta al caos que envuelve a la sociedad, representada en el sufrimiento de Bárbara y el núcleo de personas que giran a su alrededor.

Por estas razones, el escritor deja notar cierta ingenuidad, falta de pulimento y experiencia para definir un estilo y propuesta ideológica y estética en su producción, llegando a ocurrir en imprecisiones semánticas y contextuales: en un pasaje por ejemplo, afirma que Bárbara murió inmolada. Según tengo entendido, inmolarse es dar la vida en aras de una causa o divinidad, pero en este caso en el relato, tal vocablo no tiene ese sentido.

De igual forma, en la obra se recurre a lugares y frases comunes, hechas, que le restan valor literario y dan al apariencia al material lingüístico de pertenecer a otra tipología textual: el cielo también hoy llora a Claudia,.. Amor a primera vista... Tan claro como el agua... etc., llegando a redundancias del tipo: “Este epitafio enmarcaba una tumba” (10,) Desde mi lectura, el escritor fracasa a la hora de presentar una prosa adornada, al terminar sobredimensionando hechos cotidianos en su intento por poetizar su historia.

Para finalizar, diremos que esta producción cae en lo superfluo, lo común, sin verdadera reelaboración u originalidad, y está plagada de idealismo y paternalismo. Pero lo que mas inquieta, es que la literatura pueda utilizarse como vehículo moralizador y transformador de las condiciones individuales y colectivas de la sociedad. De ser así, a diario se encuentran productos “literarios” que perfectamente calarían en telenovelas o series que tendrían una mayor aceptación y consumo por parte de la juventud y algún sector de la población adulta, quienes podrían asumir de forma pasajera, las reglas de lo “bueno” frente a lo “malo” por lapsos de tiempo breve y sin necesidad de leer 100 o 200 páginas.

JOSE ALEJANDRO LOZANO CARDOZO
FICHA: Lastra, John Faber. Un Camino al Purgatorio. Ibagué: Lastra Serna Editores, 2006.


20 comentarios:

  1. cuando yo lei esta novela tenia como trece años y la verdad me impactó su tematica. asi pues, la recibi de buena forma.
    Ahora que he tenido la oportunidad de conocer buenas piezas literarias y que me vuelto un poco mas critico creo que es una mala novela.
    por lo tanto, me parece que lo que usted escribe sobre ella es muy pertinente, ya que es obvio que la novela carece de elementos o argumentos suficientes para ser una buena obra literaria.
    comparto lo de maunal de buenas costumbres o del correcto proceder ante la sociedad..
    Oscar Zuluaga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me parece que el texto es muy bueno, nos deja una enseñanza para toda la vida y nos demuestra que no simpre la opcion correcta es la mejor y que debemos arriesgarnos para ganar

      Eliminar
    2. Angie Paola Basto Pinilla14 de noviembre de 2012, 11:38

      ME PARECE QUE ALGUNAS CRITICAS SON MUY PESADAS PARA ESTE TEXTO, POR MI PARTE EL LIBRO ES MUY BUENO Y NOS DEJA MUCHAS ENSEÑANZAS Y AL LEERLO SENTIMOS EN ALGUNAS PARTES QUE SOMOS EL PERSONAJE.

      Eliminar
  2. La verdad, John Faber Lastra lo ùnico que hace es ejercer su libertad de escribir; o dònde esta escrito que una persona en Colombia no tenga derecho a escribrir y publicar sus libros. Somos libres de ejercer nuestros derechos. Si a los crìticos no les gusta su trabajo, es algo que supongo al escritor no le importa. Me imagino que èl de los crìticos no vive. La maldita idea de trasendescencia es algo que sólo le mueve el coco a los que viven de ella y piensan que por que en su circulo de "entrecomillas cultos" se alaban van a vivir por siempre en a los anaqueles de la historia literaria. Los crìticos son una manada de borrachos, barbiespesos y con ideas de ateismo bien arraigadas. Yo he leido buenas literatura: Joice, Borges, Chejov, Cortazar, Garcia Marquez y no me las doy de superdotado erudito. Pobres tontos de esa facultad de Litreratura de la Universidad del
    Tolima que no coonocen si no sus profesores que ante el mundo no son nadie; o preguntenles a los grandes escritores aùn vivos si los conocen. Me dan risa esa partida de perdedores borrachos ateos.
    No me gustan las obras de John Faber Lastra, es cierto, le falta mucho o tal vez nunca alcance a ser un buen escritor, pero lo que si me gusta de èl, es su entusiasmo, su capacidad de permear, de llegar a los jovenes a quienes poco o nada les interesa la afmosmer, la hilacion, la tensiòn etc etc de una obra literaria. Me gustari aconocerlo para que haga caso omiso de este comentario de un discipulo de esos fracasados.

    Soñador

    ResponderEliminar
  3. soñador:
    como miembro activo del Grupo de estudios quiero resaltar tu interesante visiòn de los procesos universitarios, particularmente la mirada que haces de los profesores de la U: en primer lugar, no creo que "fracasados" sea un adjetivo que reuna el sentimiento investigativo de algunos de los docentes importantes de la Carrera; segundo, ser ateo es una opción, así como no serlo y manifestar un profundo cristianismo, como el tuyo, tambien es valido; tercero, ser un ebrio, o no serlo, tomar una cerveza o destruir dos canastas nunca serà garantìa de buena o mala escritura (recordemos a los poètas malditos).

    Èstas tres cositas en cuanto a lo de los profesores. sin embargo, hace falta recriminar tu actitud en el sentido en que haces un comentario poco decente acerca de los integrantes del grupo, que para fortuna, entendieron de esos fracasados, que en medio de toda lectura puede haber un ejercicio de crìtica literaria que contribuya al fortalecimiento de la tradición literaria. es màs, este comentario que haces también posee caracterìsticas de crìtica, por lo que parecieras haber tenido contacto con alguno de los fracasados.

    Por lo demàs, un saludo, y espero que tu visión sobre los procesos de crìtica literaria, de creación literaria, y de reseña literaria que tienen lugar en la Universidad del tolima, no vuelvan a tomar en tus labios tan mala reputación.

    OMAR GONZÀLEZ.

    ResponderEliminar
  4. Hola, saben si puedo descargar este libro desde alguna página de internet. Gracias

    ResponderEliminar
  5. LA EDUCACION SOBERBIA Y ENCUMBRADA DE ALGUNOS CRITICO; PROFESORES DE LITERATURA DE LA UT (QUE NO SE QUIEN LOS LLAMO ASI O PORQUE LOS LLAMAN ASI SI ANTE EL MUNDO NO SON NADIE)PARECE CONCEVIDA PARA QUE LOS ESTUDIANTES SE ADAPTEN A LA FUERZA A UNOS CRITERIOS PRECONCEVIDOS POR ELLOS; RESTRINGIENDO DE ESA MANERA LA CREATIVIDAD Y LA INTUICION DE UN VERDADERO ARTISTA. SI VAN GOGH HUBIESE ESCUCHADO LAS CRITICAS AL INICIO DE SU CARRERA COMO PINTOR DE ALGUNOS "ENTRECOMILLAS" GENIOS DE LA CRITICA PICTORICA, SU OBRA TAL VEZ NO SERIA LA QUE HOY CONOCEMOS Y POR CONSIGUIENTE NO ESTARIA EN LOS ANAQUELES DE LA HISTORIA. POR LO QUE VEO (MUCHOS ESTUDIANTES DE LA LITERATURA DE UT) ESTA BIEN ENTRENADO POR SUS TUTORES A QUIEN VEN COMO DIOSES POR QUE NUNCA DE VERDAD HAN VISTO A UN GENIO DE LA LITERATURA Y SE SABEN DE MEMORIA SUS DOCTRINAS. SU PENSAMIENTO, ES PREVISIBLE, POR CONSIGUIENTE SERAN LA CONTINUIDAD DE LA SOBERBIA Y LA MEDIOCRIDAD.

    ResponderEliminar
  6. no entiendo nada de un camino al purgatorio

    ResponderEliminar
  7. Con todo respeto para el autor y los lectores, ¡esta pseudo-novela no merece llamarse literatura!

    ResponderEliminar
  8. me parece que la obra es muy buena, me la he leído mas de mil veces y cada vez me impacta mas, y deja muchas enseñanzas.

    ResponderEliminar
  9. me parece que el libro es muy bueno, ya que nos deja muchas enseñanzas para nuestra vida

    ResponderEliminar
  10. buenas soy un estudiante de villavicencio y quisiera contactar a el escritor de esta obra para hacerle una entrevista gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás: Infortunadamente no tenemos esos datos.

      Eliminar
    2. www.jhonfaberlastra.com
      espero q t sirv ;)

      Eliminar
  11. Me Parece Un Excelente Libro Ya Que Nos Deja Unas Enseñanzas Las Cuales Nos Sirven Para La Vida...

    ResponderEliminar
  12. Alguien sabe donde puedo conseguir el libro?. Llevo mucho tiempo con ganas de leerlo.

    ResponderEliminar
  13. es buenisimo la verdad lo encuentran el las mayores librerias de ibague

    ResponderEliminar
  14. yahira,liseth,lina leyendo la novela supper :*

    ResponderEliminar

¿QUÉ OPINA USTED?