martes, 15 de septiembre de 2009

TODO NOS LLEGA TARDE DE JULIO FLÓREZ

A nuestro blog, por hacer creer que todo puede llegar tarde.

“Todo nos llega tarde…¡hasta la muerte! / Nunca se satisface ni se alcanza / la dulce posesión de una esperanza / cuando el deseo acósanos más fuerte” dice el poeta en la primera parte de su creación, con un dejo de agonía por nuestro irremediable destino y sobre todo por la futilidad de la que estamos hechos.

Esta invención de Julio Flórez es una de las pocas piezas liricas sobresalientes de nuestro país, celebre aun cuando se menciona al país más asesino e indolente del planeta y se recuerdan estos versos.

La armonía, relacionada con la sonoridad y el buen ritmo que caracteriza este poema, son sus rasgos distinguidos. También es rescatable la manera de abordar la temática, que si bien ha sido recurrente en la lirica universal y corre el riesgo de caer en lugar común, no desentona, en tanto explora por medio del lenguaje una manera de ver a la Muerte sin personificación alguna como sí se evidencia en otras obras artísticas de este nivel. En menos de cuatro estrofas, Flórez logra inscribir una de las mayores preocupaciones del ser humano, incitando al desasosiego y a la terrible espera.

Lo realmente valioso es la invitación que hace
Todo nos llega tarde a una serie de reflexiones de carácter existencial. En las líneas finales afirma: Y la gloria, esa ninfa de la suerte, / sólo en las viejas sepulturas danza; el lector podrá generarse inquietudes en torno a la imagen poética que se proyecta. Es indudable que el ser humano ha buscado refugio en ella –la gloria– más solo la encuentra en la Historia cuando solo es cenizas y nada más.

Recuerdo entonces a un sinnúmero de ejemplos históricos que quisieron poseerla y disfrutarla en su momento pero que no pudieron por el Tiempo. Y el más célebre que viene a mí es Bolívar, referente humano que la mayoría de la gente nombra sin cesar, así incurra en la delicada tendencia de desvalorizarlo como ser. Por eso, traigo a colación las precisiones que hace de él, Fernando Vallejo en El fuego secreto; es imposible olvidar que la gloria es una estatua bañada en mierda de palomas.

Con todo esto, Todo nos llega tarde vale por cada letra que la conforma. La creación de Flórez es sin duda, uno de los poco poemas que es menester conservar en la mente cuando la Señora Muerte que se va llevando / todo lo bueno que en nosotros topa…! –como lo diría León de Greiff– haga su aparición ante nosotros. Es significativo tener referencia de este bello poema en el momento mismo de disponernos a pensar en la Parca, en todo lo que significa vivir rodeado de su figura oscura, adorada por unos, temida por otros.

Juan Carrillo A
juanelcaibg@gmail.com

1 comentario:

¿QUÉ OPINA USTED?