miércoles, 2 de septiembre de 2009

EL SARGENTO MATACHO

Insistir en los lastres de muchas de las novelas de la violencia bipartidista es tal vez un poco necio, aunque siempre es bueno recordar lo difícil que se torna narrar el conflicto interno.

Ya en un documento como “Literatura y violencia en la línea de fuego” de Augusto Escobar Mesa, se realiza un paneo de algunas de los principales deslices que en términos estéticos tuvo esa producción de novelas que relatan la pugna bipartidista.

El sargento Matacho, de Alirio Vélez Machado es una de esas obras concebidas un poco al calor de la contienda. Publicada en 1962 la novela narra la vida de Rosalba Velásquez de Ruíz, una guerrillera conocida como “El sargento Matacho”; desde la infancia el narrador hace un seguimiento a los principales eventos que le suceden a la mujer: sus tres uniones maritales, la manera como, desde el rencor por la muerte de su esposo se convierte en una furibunda insurgente, y su caída final a manos de los bombardeos de la fuerza pública.

Parte de lo que me ha llamado la atención de esta novela corta es que más allá de sus dudas sobre la estructura – en ocasiones está plagada de testimonios históricos del autor- y de la opacidad en la tensión, el seguimiento que se el hace a la guerrillera privilegia sus relaciones afectivas y no tanto su trasegar por la guerrilla.

Pese a que no se profundiza en los problemas afectivos -porque en realidad se hace más un conteo de eventos por los que rompe con cada uno de sus enamorados- este seguimiento aplaza un poco la descripción descarnada de la violencia y trata de entregar una imagen diferente, desde adentro, de la guerrillera.

En este seguimiento, afectos y vida política se entrelazan: la pérdida consuetudinaria de dos de los esposos de Rosalba a manos de las fuerzas oficiales son las que la llevan a convertirse en una insurgente arrasadora, tan fuera de los límites que incluso sus jefes la reprenden.

En este sentido la novela está entre la justificación y el señalamiento: por un lado sugiere que ante las injusticias cometidas sobre parte de la población campesina, fue necesario movilizarse en contra del Estado (una revisión de textos sobre la violencia en Colombia insiste en esta hipótesis); por otra, alcanza a criticar cómo desde la venganza y el rencor se desfiguran los compromisos políticos de Rosalba Velázquez. Interpreto aquí una lectura menos maniquea del conflicto, y un acercamiento a los personajes inmersos en él desde una perspectiva que intente develar sus claroscuros.

Que no se haya logrado en este caso, con la profundidad anhelada, es parte de otra discusión, pero como documento histórico la novela plantea retos a una visión sesgada, políticamente hablando, de la realidad. Esta posible virtud de la novela se contrapone a la ausencia de conflictos internos reales y, como ya se afirmó en líneas anteriores, a la simpleza en las tensiones.

No hay un solo personaje al que sintamos en sus desvaríos internos: ni el primer esposo de Rosalba, machista y celoso; ni el segundo, fiel y hasta noble; ni el tercero, desaparecido en la maraña del conflicto. A todos los determina una acción vaga o por mucho un diálogo en la obra, pero no están perfilados con la suficiencia que necesita un personaje de ficción.

Finalmente El sargento matacho es una extraña novela de la violencia, que ha tratado de enfocar el fenómeno desde las relaciones amatorias, pero que no llega a perturbar a su lector, ni desde su prosa ni desde los seres que la recorren. Pese a ello, hay un esfuerzo por narrar la violencia de una manera menos descarnada e incluso en ocasiones sin dogmatismos políticos.

Leonardo Monroy Zuluaga

Ficha del Libro: Vélez Machado, alirio. Sargento Matacho: la vida de Rosalba Velázquez de Ruíz, exguerrillera libanesa. Líbano, Tipografía Vélez, 1962.

9 comentarios:

  1. Hola

    Exelente comentario, soy familiar del autor Q.D.E.P pero actualmente esta obra fue plagiada por un investigador de la Universidad nacional, ademas ya fue rodada una pelicula de esta historia, lo cual es una evidente farsa

    ResponderEliminar
  2. yo quiero comprar ese libro donde lo puedo conseguir yo soy del pueblo de donde es este libro y talves soy familiar de algunos de los personajes

    ResponderEliminar
  3. El libro es dificil de conseguir puesto que no hay reediciones que lo actualicen. Creo que la única manera es en la red de bibliotecas del Banco de la República.

    ResponderEliminar
  4. La afirmación resulta acertada en la medida que hubo premura en redacción de la novela, pienso ésto porque la novela se edita luego de la muerte de la Sargento Matacho. Las fuentes son pocas y se basan en una carta que envió "Desquite" a mi padre -documento que no existe- y la versión de Tránsito Velásquez, madre de Rosalba. Mi padre no conoció a la Sargento Matacho, eran contemporáneos -misma generación, mismo pueblo-. El valor histórico de la novela es el rescate de un personaje que de otra forma hubiera desaparecido en medio de la nada; cuando uno investiga a Rosalba Velásquez, necesariamente tiene que dar como referencia esta novela, aparecerá el nombre relacionado con algún hecho o personaje, pero no el acercamiento a la persona, a su psiquismo y su vivencia. Fue una tarea dura en la medida que el gobierno conservador hacía mucha represión y aún quedaban cuentas pendientes de la violencia bipartidista; para mayo de 1964 el General Matallana propuso "dar de Baja" a mi padre, que era el director -aparte de escritor, periodista y administrador- de los periódicos "Estrella Roja", "Centinela" y "La Voz del Líbano" los cuales eran el medio con el cual se difundían las ideas del MRL -Movimiento Revolucionario Liberal, Línea Dura-. Realmente pienso, si ser prepotente, que la Sargento Matacho no existiría en la conciencia de mi pueblo natal si mi padre no hubiera escrito, valientemente, esta pequeña novela. Edgar Vélez Ruiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, soy sandra velásquez hija de william velásquez el hijo de la sargento matacho, no tenemos el libro y para nosotros es muy importante tenerlo ya que sabemos que la historia la conto tu padre y gracias a él está historia no se olvido.

      Eliminar
    2. Sandra puedo facilitarle un ejemplar de la edición que hizo la Biblioteca Libanense de Cultura. Me gustaría hablar con usted. Por favor me puede contactar al correo misalavarrieta@hotmail.com

      Eliminar
  5. Apreciado Edgar. Estoy de acuerdo en que la importancia de la novela de su padre está en ser un documento histórico más que uno literario. En ese sentido, en la novela se trasparenta, de vez en cuando, las convicciones del autor y no existe, en ocasiones, un distanciamiento de sus pasiones y de su posición ideológica.
    He escrito unas líneas sobre la novela en el primer capítulo del libro "Cien años de novela en el Tolima (1905-2005)" publicado el año pasado (2011) por la Universidad del Tolima. Lo invito a su lectura y a que dialoguemos al respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola soy sandra velásquez hija de william velásquz el hijo de mi abuela Rosalba velásquez y me gustaria saber más sobre su historia y consegui la historia escrita poe velez

      Eliminar
    2. Puedo conseguirle un ejemplar. contacteme hokurgmd@gmail.com. Edgar Vélez Ruiz

      Eliminar

¿QUÉ OPINA USTED?