miércoles, 18 de noviembre de 2009

NUNCA ES TARDE CON "MARIA DOS PRAZERES" DE GARCIA MARQUEZ

En el 2004, el taller de literatura orientado por el profesor Jorge Castro Lima se centraba en la lectura de Memoria de mis putas tristes de Gabriel G Márquez, con miras a un posible análisis aproximativo.

Aparte de esa novela base, el orientador nos sugirió el abordaje de otras obras del autor, con el ánimo de ir allanando sus propuestas estéticas; por esos días, me acuerdo, un pariente me obsequió Doce cuentos peregrinos, y la oportunidad se prestaba para la tan dichosa exploración narrativa.

Di lectura a los cuentos, y seleccioné de paso un par de ellos. Hoy, en las postrimerías de mi estancia por la Universidad, he hallado un relato en las páginas de ese mismo libro, que me ha hecho pensar que nunca es tarde para hallar una narración conmovedora e intrigante como la de María dos Prazeres.

Los transes melancólicos de una “puta” –tomo en sentido literal el término del narrador– quien cree que la muerte la persigue a sus setenta y seis años y llegará por ella en Navidad, es el tema principal del relato.


La preparación de ese momento cumbre, es un bello pretexto para auscultar la vida de María, mujer que se dedicó al arte de entregar momentos de amor a sus clientes predilectos, entre ellos el conde de Cardona, figura imponente, lleno de soberbia, simpatizante del Franquismo el cual ella detestaba.

El conflicto ideológico que sostenían en algunas ocasiones esta inusual pareja de amigos, se consumaba en la cama, bajo la plena determinación de olvidarlo por completo.

“Ambos eran conscientes de tener tan pocas cosas en común que nunca se sentían más solos que cuando estaban juntos, pero ninguno de los dos se había atrevido a lastimar los encantos de la costumbre. Necesitaron de una conmoción nacional para darse cuenta, ambos al mismo tiempo, de cuánto se habían odiado, y con cuánta ternura, durante tantos años” (pág. 139)

Con plena atención a las orientaciones que la ceñían como mujer libre y entregada, María dos Prazeres se autodenominaba una “puta justa” (pág. 140) y frente a eso, tuvo que aceptar las derrotas de la sociedad española, cómplice en un momento determinado de la tiranía y la represión.

Y siguiendo firme en su tesis de auto liberarse por completo, decidió quedarse sola, sin la única persona que la acompañó bastante tiempo. El único ser cercano fue su perrito Noi, y el narrador de esta historia, que no escatimó en imprimir anotaciones tristes pero serenas sobre una protagonista consciente que a la muerte se le espera con paciencia porque sabe que viene a hacerle un grato favor.

Solo el final de la historia nos permite ver que María estaba equivocaba al afirmar que era la parca la visitadora de aquella tarde lluviosa cercana de diciembre. Craso error: es un joven que luego de acompañarla a su casa aprovecha para hacerle una propuesta inusual; él es el quien convence a esta mujer que jamás habrá ataduras para sentir y menos para supeditar un momento íntimo por cuestiones etarias.

Así lo entendió María quien al final de esta historia: “… comprendió que había valido la pena esperar tantos y tantos años, y haber sufrido tanto en la oscuridad, aunque solo hubiera sido para vivir aquel instante” (pág. 144).

Solo un momento de amor pudo devolverle la vida. Como aquel anciano que con solo ver a la joven desnuda sentía realizarse por completo, sin necesidad de tocarla, tal cual nos lo explicaba el profesor Castro en aquellos días de taller. Definitivamente, nunca es tarde. Siquiera para recordar.

Ficha bibliográfica: GARCIA MARQUEZ, Gabriel. María Dos Prazeres. En: Doce cuentos peregrinos. Editorial Oveja Negra. Bogotá. 1992. Pág.: 125 – 145.

Léalo en la red:
http://linze-azul.blogcindario.com/2005/12/01220-maria-dos-prazeres.html

5 comentarios:

  1. Gracias, muy bueno :D

    ResponderEliminar
  2. a q ideologia pertenece maria y a q regimen se oponia?

    ResponderEliminar
  3. q relacion hay entre el titulo y el contenido de la historia? tengan en cuenta el oficio de la protagonista y al final del relato.

    ResponderEliminar
  4. cual seria un ejemplo de esta técnica en este relato?

    ResponderEliminar

¿QUÉ OPINA USTED?