viernes, 4 de junio de 2010

LA MULTITUD ERRANTE DE LAURA RESTREPO: “EL ENVÉS DEL TAPIZ, DONDE LOS NUDOS DE LA REALIDAD QUEDAN AL DESCUBIERTO”

“Cuando la guerra amaine… ¿Cuándo será ese cuando? Ya pasó medio siglo desde ese entonces y todavía nada; la guerra, que no cesa, cambia de cara no más.”

La multitud errante es un título que bien podría expresar la actitud del pueblo colombiano en cualquiera de sus episodios electorales o simplemente la suerte de una nación condenada por su falta de conciencia histórica y política al eterno devenir de la violencia y la miseria, el desacierto de los sin memoria.

No obstante, en el caso de la bogotana Laura Restrepo Casabianca, reconocida por sus novelas galardonadas Dulce compañía (1995) y Delirio (2004), La multitud errante (2001) es el nombre que recibe una novela corta dedicada a explorar las fibras más profundas del drama del desplazamiento forzado y el despojo producidos por la guerra. En esta historia, que es la suma de muchas historias, cada personaje es el retrato de una búsqueda, la búsqueda del destino, del pasado, de la tierra o del amor.

Sus páginas nostálgicas reconstruyen por medio de una narración de gran belleza y recursividad, la Colombia de la guerra, donde pueblos enteros eran expulsados de sus tierras por la violencia y la violencia acompañaba sus pasos como una epidemia que se expandía. Todo el relato es un juego entre el presente del personaje narrador (una mujer de buena familia que es voluntaria en un albergue de monjas francesas donde se presta ayuda a toda suerte de seres despojados) y la historia de Siete por tres, un desplazado que hace parte de una multitud de sobrevivientes sin rumbo de un pueblo borrado por la guerra de la faz de la tierra.

Siete por tres es un hombre sereno y reservado, distinguido entre la multitud por tener un dedo de mas en el pie derecho y ser dueño de un pasado enigmático propio de quienes son abandonados aun siendo muy pequeños. Un día llega al albergue preguntado por Matilde Lina, una joven lavandera quien fuere su madre adoptiva desde aquel día que fue abandonado y que, luego, los asares del destino y la guerra apartaron de él para siempre en medio de una emboscada. Es así como este hombre que busca incansablemente a su ser querido sin éxito alguno, encuentra a cambio y sin pensarlo una confidente que resulta sumergida en los abismos de su vida.

Es ella quien nos cuenta todo sobre él y su origen, la destrucción de Santamaría Bailarina por los ejércitos conservadores y el errar de los sobrevivientes en la selva en búsqueda de una nueva tierra. Es esta mujer la que nos habla de esa otra mujer, Matilde Lina, y la odisea desesperada que emprende Siente por tres en su búsqueda. De su boca se desprenden simultáneamente las más profundas reflexiones sobre la guerra y las más íntimas confesiones sobre sus sentimientos hacia aquel hombre de 21 dedos.

La novela, en términos generales, goza de múltiples atractivos, siendo el más notorio el manejo de un lenguaje cargado de imágenes bien construidas, las cuales, sumadas a reflexiones de gran calibre, atrapan al lector. Pero también cabe señalar la impertinencia de algunos episodios que le restan verosimilitud al relato, como aquellos donde se desdibuja el perfil de un desplazado (es el caso de doña Perpetua) al enriquecer de manera sospechosa sus maneras de expresarse o, simplemente, aquel otro donde una manifestación de jóvenes rodea el albergue para protegerlo. De lejos estos hechos difieren de la mayor parte del relato y brillan por su ingenuidad.

No bastante, a pesar de estos pequeños defectos, La multitud Errante es una de las novelas que trata el tema de la violencia bipartidista sin caer en la crudeza de los hechos o someterse al sesgo infértil de la literatura panfletaria dándole cabida a las contradicciones de la condición humana que va muy bien con la ambigüedad de la literatura. Por tal razón y por la fuerza de su estilo narrativo, es preciso acercarse a las páginas de este libro, que garantizan por poco, unas cuantas horas de peregrinaje errante por los pasillos de nuestra historia y los fantasmas que aun hoy la persiguen, o como lo diría nuestra narradora un paseo por “el envés del tapiz, donde los nudos de la realidad quedan al descubierto”.

DAMIÁN GUAYARA GARAY

FICHA DEL LIBRO:
RESTREPO, Laura. La multitud errante. Colección letras colombianas de hoy. Bogotá: Editorial Planeta, 2007. 138 p.

4 comentarios:

¿QUÉ OPINA USTED?